Monumentos Megalíticos

INICIO


 

Un atractivo añadido, y decimos esto porque a cierto número de turistas les pasa desapercibido, es la gran riqueza arqueológica de la isla. Los vestigios de los antiguos pobladores, con antiguedades milenarias, salpican por docenas los campos de Menorca.

Las navetas, que empiezan a construirse hacia el 1.500 A.C., son edificaciones de piedra, con función funeraria, que reciben ese nombre porque su forma recuerda una nave invertida. La más espectacular es la Naveta d’es Tudons, que se encuentra cerca de Ciutadella.

La cultura talayótica, que sigue en en tiempo a la de los constructores de navetas, recibe su nombre de la construcción característica del periodo, el Talayot. Estos, que alcanzan una decena de metros de altura, son torres troncocónicas construidas con piedras enormes, al parecer con una función defensiva. No han llegado a nuestros tiempos con sus pasillos y cámaras interiores, que se hallan hoy en dia derruidas. En las cercanías de algunos talayots pueden verse aún los restos de los antiguos poblados talayóticos.

Las taulas son el monumento funerario típico de la cultura talayótica. Este está formado por dos enormes piedras planas, que se disponen una sobre la otra formando una gran “T”. La finalidad religiosa de la construcción, que es evidente, deja muchos interrogantes sobre la función exacta de la gran “T” de piedra, enclavada en un recinto formado por grandes bloques verticales.

{lang: 'es'}